¿Es Bueno Compartir a tu Pareja Sexualmente?

Compartir a tu Pareja

El tema de compartir a la pareja sexualmente es sin duda algo mas que complicado, esto no es tan simple como a primera vista parece, ya que aparte de transgredir las "normas sociales", toca factores los pilares claves de la pareja, emociones, deseos, etc. No es la primera vez que tengo este tipo de casos en consulta, algunas personas quieren explorar la idea de las relaciones abiertas mientras su pareja no lo ve del todo claro, en ocasiones aceptan y en otras no.

Como es un tema que no se puede tomar a la ligera te voy a exponer lo bueno y las consecuencias de compartir a tu pareja para que medites si realmente es lo que quieres. Pero la decisión de compartir o no a la pareja sexualmente debe basarse en el respeto mutuo y un acuerdo claro y consensuado entre todos los involucrados.

Consecuencias de Compartir a tu Pareja Sexualmente

Compartir a tu pareja sexualmente es una decisión que puede tener un impacto significativo tanto en tu relación como en tu bienestar emocional. Aquí te explico de manera cercana y directa algunas de las consecuencias que pueden surgir de esta práctica, ya sea en el contexto de una relación abierta, swinger o poliamorosa:

  • El primer sentimiento que aparece, es la inseguridad o miedo a perder a tu pareja cuando se introducen terceros en la relación. Esto no es fácil de llevar y mas cuando ha sido la pareja la que decidió empezar la relación abierta, tuve un caso justamente con esta problemática y dicha pareja tuvo muchos problemas por esto.
  • Compartir a tu pareja sexualmente puede cambiar la manera en que te relacionas con ella, por regla general se suele producir una desconexión de la pareja sino se maneja de forma cuidadosa. También es cierto que si ambos quieren explorar ese mundo pueden estar emocioanos y unirse en las nuevas experiencias.
  • Existe un aumento en el riesgo de enfermedades de transmisión sexual (ETS) cuando se tienen múltiples parejas sexuales. Es crucial practicar sexo seguro y tener una política de transparencia respecto a la salud sexual.
  • En caso de no llevar este tipo de relaciones con la mayor discrección es posible que os enfrentéis a críticas por parte de familiares y amigos, lo cual traerá problemas emocionales e incluso problemas en vuestras relaciones.
  • Para algunas personas, esta práctica puede ser una forma de explorar su sexualidad y aprender más sobre sí mismos. Esto puede llevar a un crecimiento personal significativo y a una mayor claridad sobre lo que buscan en las relaciones.

¿Es Bueno Compartir a tu Pareja?

Ya hemos visto las consecuencias que puede traer el intercambio sexual o el compartir a tu pareja con otros, pero supongo que seguirás teniendo dudas. Yo no puedo decirte si es bueno o no compartir a tu pareja, pero te expondré cuando no debes hacerlo:

Si la idea de compartir a tu pareja te causa tristeza, ansiedad o malestar, no lo hagas. Estos sentimientos pueden ser indicativos de que no estás cómodo con la situación, y forzarte a participar puede dañar tu bienestar emocional y la relación.

Si tú y tu pareja tienéis dificultades para comunicaros de forma honesta sobre lo que queréis, deseos y límites, compartir a la pareja sexualmente provocará la ruptura de la relación. Una comunicación clara y constante es esencial para manejar las complejidades de relaciones abiertas o poliamorosas.

Si uno de los miembros de la pareja está considerando compartir sólo para complacer al otro o bajo presión, es mejor abstenerse. Ambos deben estar plenamente de acuerdo y sentirse cómodos y seguros con la decisión.

En caso de existir problemas no resueltos en la relación, como falta de confianza, conflictos o insatisfacción emocional o sexual, compartir a la pareja no solucionará estos problemas y podría empeorarlos.

Si uno o ambos miembros de la pareja están pasando por un período de inestabilidad emocional, como depresión, ansiedad o estrés elevado, introducir más variables en la relación puede no ser lo más saludable.

¿Cuándo ir a Terapia?

Debido a mi experiencia en estos temas como psicóloga, en la mayoría de las parejas existen otros problemas que no se sacan a luz o no se solucionan y se pretende arreglar con este tipo de actos. En caso de que creas que esto os puede estar pasando, te dejo aquí en que momentos habría que considerar la terapia:

  • Si uno de los miembros de la pareja está interesado en explorar relaciones sexuales fuera de la pareja y el otro no.
  • Si la idea o la práctica de compartir la pareja provoca emociones negativas como celos, tristeza, ansiedad, o resentimiento.
  • En caso de que la pareja tenga dificultades para comunicarse.
  • No estar preparados para los nuevos desafíos, hablamos de posibles cambios en la dinámica de la relación.
  • Al experimentar problemas como rupturas de confianza, inseguridades profundas, o conflictos persistentes, la terapia de pareja puede ayudar a abordar estos problemas de manera constructiva.
  • Incluso si la pareja no está experimentando dificultades actualmente, es aconsejable que antes de entrar en este mundo ir a terapia para valorar todos los pros y contras, una vez se inicia no hay vuelta atrás.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *