6 Consejos para Sanar la Relación Tóxica entre Madre e Hija Adulta

relacion toxica madre hija adulta

Como sabemos, la relación de una madre con su hija inicia en el momento en el que ella queda embarazada, sí, apartir de ese momento ya se está estableciendo el vínculo entre ambas. El estado emocional de la madre, lo que consume, el estrés que pueda padecer, miedos, ansiedad, etc. todo se lo transmite a su bebé. Y si partimos que desde aquí no se hacen las cosas bien, luego en la infancia se empeora por no sabe estrechar los vínculos o estar ocupada trabajando, cuando esa hija llega a la adolescencia o a ser adulta la relación parece insalvable.

Aquí te voy a ofrecer unos consejos para poder sanar una relación tóxica Madre-Hija que estoy segura que podrán ayudarte a estrechar los vínculos y fortalecerlos.

¿Cómo Sanar la Relación Tóxica Madre-Hija Adulta?

Lo primero de todo es identificar que tipo de relación tóxica existen entre ambas, no todas las relaciones tóxicas son iguales y cada una requiere un enfoque diferente para sanarla. Algunas de las formas más comunes de toxicidad en la relación madre-hija incluyen:

El control y manipulación suele ser la mas típica, en este tipo de relación tóxica ocurre cuando la madre intenta controlar todos y cada uno de los aspectos de la vida de su hija, desde los personales hasta los profesionales, la invasión es tal que genera en la hija un sentimiento de resentimiento y dependencia que se ven enfrentados.

Cuando una madre depende excesivamente de su hija para apoyo emocional, puede sobrecargarla y dificultar su capacidad para desarrollar su propia independencia y relaciones saludables.

Las críticas constantes y la falta de apoyo pueden erosionar la autoestima de la hija, creando una dinámica de inseguridad y falta de confianza.

El sentimiento de abandono o de falta de valoración por parte de la madre por "no estar nunca" o no estar en los momentos clave, a La falta de disponibilidad emocional por parte de la madre puede dejar a la hija sintiéndose abandonada y no valorada, afectando su capacidad para formar relaciones cercanas en el futuro.

En algunos casos, puede existir un sentimiento de competencia o envidia, donde la madre lejos de apoyar los logros de su hija, se ve amenazada por ella.

La falta de respeto por los límites personales de la hija puede llevar a sentimientos de frustración y una constante necesidad de proteger su espacio personal.

6 Consejos para Sanar la Relación Tóxica Madre-Hija

En consulta me he econtrado de todo tipo de relaciones tóxicas y si bien es cierto que todo depende de ambas partes y la relación inicial que tuvieran, existen unos consejos que pueden funcionar bien en la mayoría de dichas relaciones:

Lo primero de todo es querer solucionar el problema, hay que asumir que existe un problema. Esto no es sencillo ya que en la mayoría de casos suelo encontrarme con una negativa por una de las dos partes, o que no existe un problema o que no es para tanto o el típico "yo soy así".

El perdón es la clave de todo, en caso de que la madre haya sido la causante de dicha relación, será ella quien deba pedir perdón, dicho perdón debe ser de corazón. Este punto es un empezar de cero, se debe de decir y sentir como tal y en este caso sería la hija la que debe aceptarlo. El perdón significa no repetir los actos y el aceptarlo es no reprochar por situaciones pasadas.

Después del perdón y su aceptación, hay que establecer unas reglas, que se puede permitir y que no, por supuesto estos límites se centran en el control y la privacidad para evitar invasiones no deseadas. Ambas debéis acordar cuáles son esos límites y comprometerse a respetarlos, sí o sí.

Por regla general se necesita un profesional para ayudar a tratar este problema, existe una herida de hace muchos años y esto hay que sanarlo. Como podrás comprender, esto no se sana de la noche a la mañana ni de un mes a otro. Tenéis que trabajarlo y mucho, por ello lo mejor es que un profesional os ayude en el camino hacia una relación sana.

Soltar es amar, al contrario de lo que se piensa, cuando dejas libre a una persona es cuando realmente la estás valorando y la amas de verdad. La madre debe alentar a su hija a que tome sus propias decisiones, que se equivoque y que crezca como persona, esta parte es clave para que ella pueda desarrollar confianza en sí misma.

Hablar sin juzgar y con confianza, muchas madres se quejan de que sus hijos no les cuentan cosas y esto se debe en la mayoría de casos en que son juzgados o les dicen lo que tienen que hacer sin haberlo pedido. Frases como "Ves, te djie que pasaría", "¿Pero como haces eso?", "Es culpa tuya", etc. lo único que sirve es para que se cierre mas y que no cuente nada. La madre debe escuchar y comprender, establecer empatía con ella y solo aconsejará si su hija se lo pide, el consejo debe ser constructivo frases como "yo hubiera hecho....", "yo creo que...".

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos Cookies! Leer Mas